Calidad del aire

Según el uso requerido de aire comprimido, existen diferentes requisitos aplicables sobre la cantidad aceptable de contaminantes. La calidad del aire a menudo necesita mejorarse a través de secado (para reducir la humedad) y la filtración (para eliminar el aceite y otras partículas). La calidad del aire comprimido se divide en diferentes clases en base a una norma internacional: ISO 8573.1. El Comité Europeo de Fabricantes de Equipos de Aire Comprimido desarrolló esta norma ISO para ayudar a clasificar el contenido del aire comprimido, según el tipo de partículas que contienen: partículas sólidas, agua o aceite. Con esta clasificación, es posible analizar, procesar y ofrecer aire comprimido de la máxima calidad.

Regulaciones estrictas de la norma ISO 8573.1

Aire limpio

Máxima calidad

Descargas